fbpx

Chica se libera de secuestro gracias a Facebook

Estados Unidos
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

secuestradaERP. Mayra Nelly Delgado tenía poco de haber llegado a Estados Unidos cuando fue raptada a los 15 años, el responsable fue el novio de su madre, quien previamente había abusado sexualmente de ella. La joven se había mudado con su mamá y sus hermanas desde México al 811 de Fairview en Santa Ana, California, por 10 años estuvo secuestrada y fue gracias a Facebook que logró liberarse del yugo de Isidro García, de 41 años, pero ¿cómo lo logró?.

De acuerdo con reportes del Departamento de Policía de Santa Ana, California, la chica, ahora con 25 años de edad, se presentó en la Comisaría cargando a su hija de tres años y aseguró ser víctima de violencia física y sexual, pero lo que más sorprendió a los agentes es que confesó haber sido secuestrada hace diez años.

La víctima le dijo a las autoridades que en junio de 2004, mientras vivía con su madre y sus hermanas, Isidro García comenzó agredirla sexualmente y para el mes de agosto fraguó un plan para raptarla que consistía en golpear a su madre, drogarla a ella y sacarla del lugar donde vivía.

Delgado amplió que García la llevó a una casa en Compton, donde le dio documentos de identidad falsificados (toda vez que la chica es mexicana y no tiene visa) y la llevó a vivir a otros lugares.

Guardó silencio porque su verdugo en repetidas ocasiones le advirtió que si lo abandonaba avisaría a inmigración para que la deportaran junto con su familia.

Pasaron meses y años en los que la joven fue perdiendo la voluntad, en el año 2007 Isidro García la obligó a casarse con él, valiéndose nuevamente de identificaciones falsas y años más tarde se convirtió en madre de una pequeña que actualmente tiene 3 años de edad.

Incluso con algunas oportunidades de escapar, la chica de 25 años ya había asimilado su destino, se había resignado, pero en su camino se cruzó Facebook, la red social que le permitió contactar a una de sus hermanas.

Ahí, a través de las teclas de una computadora o la pantalla de un teléfono celular, la hermana de la joven le dio el coraje que necesitaba para contactar a la policía. Fue así que Facebook la salvó de una vida de maltratos.

Pristina 255

Aviso de publicidad