Rejuvenece tus manos eligiendo el esmalte más adecuado a tu color de piel

Belleza
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

como usar esmaltes¿Te preguntas por qué el esmalte color plata te sienta fatal? No todos los esmaltes de uñas sirven para todas las mujeres. El mismo color se ve diferente dependiendo del tono de piel. De forma que si eliges un color que no te va, puedes hacer que tus manos parezcan más envejecidas. Aquí os dejo algunos trucos para que sepáis elegir el esmalte más adecuado para cada una de vosotras.

Lo primero que hay que hacer es identificar el tono de piel, ¿cómo hacerlo? Coloca las manos bajo luz natural, o lo más cerca posible de ella, e identifica sus matices. Si predominan los rosados, azules o rojos, tienes una piel pálida; sin embargo, si esos matices se acercan más a tonos oliváceos o dorados, tu piel es bronceada u oscura. Nosotros, los maquilladores, recomendamos que te fijes en esos matices antes que en la tonalidad propiamente de la piel. Por poner un ejemplo, el rojo queda bien a todo el mundo pero, dependiendo de cómo sean esos matices de tu piel, tus uñas se verán mejor con un tono cercano al granate o con un rojo más intenso.

Piel muy blanca con tonos rosados Me refiero a las pieles muy claras, con matices en colores fríos: rosados o azules. Para ti los colores pastel en general te van muy bien.

Piel clara

Utiliza tonos intensos y llenos de pigmentos de color. Los esmaltes muy oscuros como el negro, marrón, berenjena, burdeos, azul oscuro… son perfectos para combinar con el tono claro de tu piel.

Piel media

Si tu piel tiene tonos más cálidos, es decir, matices de amarillo o marrón claro, tienes un abanico de opciones más amplio. Pero te quedan especialmente bien aquellos colores con una base de amarillo o naranja. Acertarás con esmaltes de estos colores: beige, gris, plateado, violetas claros o medios, rosas vibrantes, color frambuesa y rojos.

Piel con pecas

Si la tonalidad de tu piel es pecosa y tu cabello es pelirrojo, caoba o cobrizo, utiliza tonos azules, verdes y rojos oscuros. Procura evitar los tonos excesivamente claros como los beige, rosas o anaranjados.

Piel oliva o bronceada

Este tipo de piel se luce con los tonos cálidos, como el naranja, el rosa, el cobre y el violeta oscuro. Los metalizados le suelen quedar mejor a las pieles que tienden a ser oliváceas que a las bronceadas, ya que con estas últimas se mimetiza el efecto de los esmaltes brillantes, que compiten con el color de piel.

Piel bronceada, con tonos cálidos Pinta tus uñas con lacas doradas, marrones o con colores opacos.

Piel oscura

Las pieles oscuras se ven muy favorecidas por los colores vivos y brillantes. Los tonos oscuros en general les quedan bien también, pero siempre teniendo cuidado de no caer en colores que hagan que la piel parezca aburrida y sin vida, como el gris, los dorados bordo, rojos, corales, azules y verdes oscuros. Procura evitar los tonos demasiado oscuros, pues no resaltarán con el color de tu piel. Atrévete con los esmaltes flúor y los colores estridentes, perfectos para las épocas más estivales.

Pieles muy maduras

Elige esmaltes de uñas en colores claros: el contraste de color entre un esmalte oscuro y el tono de tu piel le suma años a tus manos. Opta por usar esmaltes de uñas en un tono blanco vainilla, rosa pastel o recurre a la clásica manicura francesa para darle a tus manos un efecto rejuvenecedor ultra rápido.

Si prefieres tonos más clásicos, los rojos, grises y blancos perlados sientan bien a cualquier tipo de piel.(mujerhoy.com)

Pristina 255

Juan Manuel propaganda