Fiorella Linda Gutiérrez Lupinta, la literatura y su versatilidad en el arte

Cultura
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Fiorella Linda Gutiérrez Lupinta lleva una vida polifacética vinculada al arte y la cultura. Nacida en Lima, se dedica con igual dedicación y entrega al canto, a la labor actoral, escribe y sobre todo poesía. Una de sus creaciones literarias “Los Caminos de Florencia” ha recibido comentarios de críticos nacionales e internacionales, ha sido propuesto como plan lector en los colegios de Huancayo y Cajamarca.

Para la poeta literatura "Es el arte que me permite hacer magia y llenar mi vida de mundos desconocidos".

Como toda creadora se envuelve en la magua de las palabras, pero igualmente se ha nutrida con la formación que se encuentra relacionada con el canto como estudiar para terapeuta de lenguaje en la Universidad Nacional Federico Villarreal y sobre todo, estudios de teatro en la Asociación de Artistas Aficionas que le permite recrear la realidad o simplemente lo ideado, con gran versatilidad.

Fiorella Gutiérrez Lupinta, autora de Fiorella Gutiérrez Lupinta, autora de “Los Caminos de Florencia”

Gutiérrez Lupinta ha realizado talleres de voz para teleoperadores, profesores y personas de la tercera edad. directora de la revista cultural y digital “Los Caminos de Florencia”, del elenco de teatro Florencia y de la banda de rock 12 Universos donde es la vocalista.

Su obra de teatro “La llegada inesperada”, ha sido publicada en el periódico MILENIO de México en la columna “Balurdo” y en revistas nacionales e internacionales, además de ser presentada en el teatro bajo su dirección, representando a uno de los personajes. También ha realizado un cortometraje de su obra.

Su obra de teatro “Quiero ser músico”, ha sido escrita especialmente para personas con discapacidad. Asimismo, su performance poética “Dextrocardia”, ha sido difundida por el museo o galería de arte “Las Garzas Gallery” en Panamá.

Singular atención de la crítica de Lima y Cusco, recibieron sus poemas Florencia, Geometría de Amaro y la Música del Alma; asimismo, revistas especializadas le han dado preferente atención por su versatilidad creativa. Su presencia en diversas ferias de libros, le ha permitido tener una vinculación más directa con sus lectores y profundizar sobre el valor de su poesía.

DIJERON… Y YO RESPONDÍ:
“NO, SOLO QUIERO SER YO”

Dijeron…
que copie el estilo de Virginia Woolf,
y yo respondí: No.

Dijeron…
que copie la narrativa de Mario Vargas Llosa,
y yo respondí: No.

Dijeron…
que atrape las figuras literarias que usa Saúl Ibargoyen
al cual admiro demasiado,
y yo respondí: No.

Dijeron…
que proyecte las rimas de Bécquer,
y yo respondí: No.

“¿Por qué dices eso?”,
preguntaron los señores.
Respondí:
“Son mis letras, mi estilo, mi narrativa,
mis figuras literarias, mis rimas,
las que quiero plasmar en mi lienzo.
Puedo leer a los maestros, pero no copiarlos.
Puedo aprender de los maestros, pero no copiarlos.
Puedo admirar a los maestros, pero no copiarlos.
Puedo llenarme los ojos, el corazón y la sangre
de sus letras, pero no copiarlos.
¡Mi esencia, señores!
Quiero que mis letras tengan mi esencia,
mi vida, mi yo”.

Dijeron…
utiliza esa finura de palabras
que usa Julio Cortázar en sus cuentos,
y yo respondí: No.

Dijeron…
juega a crear versos
igual que Juan Sabina
y yo respondí: No.

 

Dijeron…
copia la musicalidad
que usa Rubén Darío
en sus poemas,
y yo respondí: No.

Dijeron…
así jamás llegarás en la vida a ganar algún Nobel
como lo hizo Gabriela Mistral,
y yo respondí: Pues seguro… No.

Dijeron… tus poemas son redundantes.
Dijeron… tus poemas requieren de más estilo.
Dijeron… tus poemas son muy extensos.
Dijeron… tus poemas son muy simples.
Dijeron… tus poemas son cualquier cosa, menos poesía.

Así qué respondí:

“Seguramente jamás me iguale
o llegue a los talones de tan grandes maestros,
pero voy a morir feliz, sabiendo que escribí mis poemas:
Con poco estilo, redundantes, extensos, simples
y que a veces ni siquiera, son considerados poesía.
Sé que voy a morir feliz…”

“Morir feliz, ¿por qué dices eso?”, preguntaron.

Respondí:

“Porque no quiero besar la vida, quiero hacerle el amor. Quiero equivocarme, quiero ser la peor, quiero ser la mejor, no quiero crear versos, quiero crear versos, no quiero ganar ningún premio, quiero ganar un premio algún día, quiero ser la absurda, quiero ser la más lógica.
Quiero equivocarme y aprender así.
Quiero creer en mí y aprender así.
Quiero plasmar mi alma y aprender así.
Quiero rescatar mis palabras dibujadas en mi cerebro
y mi corazón.
Quiero mostrar mis líneas y hacer arder el papel.
Quiero estamparme yo en mis letras.
Quiero morirme en mis letras y revivir en mis letras.
Quiero navegar en mis letras y aterrizar en mis letras.
Quiero aprender, sí, pero no imitar.
Quiero crear mis poemas llenos de mi vida, no publicar un libro inflado de UTOPÍA.
Quiero que mis poemas se adhieran a la vida.
No quiero fingir, no quiero impostar”.

“Y… ¿entonces, cómo quieres escribir?”,
preguntaron los señores.

Y yo respondí:

“Solo quiero escribir con el alma,
solo quiero ser yo”.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255

Juan Manuel propaganda