fbpx

Las últimas palabras de un héroe médico que falleció enfrentando el Covid-19 en Loreto

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. El médico oncólogo Aníbal Muñoz Mendoza (1966-2020) es uno de los héroes de la medicina y es una víctima más de la precaria situación de nuestro sistema sanitario. No pudo evitar la muerte, pero si pudo escribir en último momento lo que es su epitafio final. Con mucho orgullo habló de su aspiración por ejercer la medicina y su abnegado trabajo de mototaxista para vestirse de blanco.

Tal vez no llegue a los 90, a sentarme a leer por horas y amar el silencio, soñaba con ver a mis hijos crecer, intenté darles lo mejor de mí, mi familia siempre fue lo más importante, ... mi juventud una lucha constante y claro que sí, lo volvería a repetir 100 veces más, manejar ese motokar que me permitió vestirme de blanco, no tengo muchos recuerdos de mi infancia porque al principio solo había pobreza y ganas de estudiar con más ganas... No tengo miedo, y no lo tendré, la vida es un sufrimiento con momentos de felicidad, elegí seguir mi viaje en otra dimensión, yo no estoy muerto y nunca lo estaré, al final aprendí: somos energía dentro de un cuerpo". 

Oncologo Iquitos

En Iquitos la pandemia se ha multiplicado con todos sus efectos; muchos médicos se encuentran enfermos y no pueden ser trasladados hacia Lima donde podrían recibir mejor atención. El Colegio Médico del Perú, realiza denodados esfuerzos por salvarlos y para eso se requiere vuelos específicos. No lo hace el gobierno, el cual se traslada a la zona cada vez que puede, no, usan sus propios recursos para velar por ellos y lo están haciendo.

El mensaje del médico Muñoz, es la palabra de quien se hizo médico pese a todas sus propias limitaciones. Como bien lo expresa, no ha muerto se ha reconvertido y es energía que alumbrará a cada profesional que aspire ingresar a la carrera de medicina, la cual no solo tiene épocas de mucha realización y bonanza, sino grandes retos como el presente, donde el juramento hipocrático se paga incluso con la muerte.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255