fbpx

Ana Milagros Estrada y su decisión de morir dignamente

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. El Defensor del Pueblo viene patrocinando el pedido de Ana Estrada, quien reclama a sus 43 años “Morir en dignidad” es decir requiere en términos concretos que se aplique la eutanasia, por considerar que no tiene oportunidad para regresar a su estado anterior. La situación, es bastante compleja y es un tema muy antiguo que se mantiene sin resolver, muchas veces por razones religiosas.

Justamente, la Defensoría del Pueblo presentó una demanda al Estado Peruano a favor de Ana Milagros Estrada, paciente con polimiositis quien solicita el derecho a una muerte asistida; es decir, en condiciones dignas. Su enfermedad es degenerativa, incurable, y deteriora progresivamente las capacidades motoras, paralizando casi todos los músculos del cuerpo.

¿Quién no ha sido testigo, del final doloroso y muchas veces cruel de un amigo, de un pariente cercano?. ¿Quién no se ha planteado la disquisición si ese cuerpo que solo respira, pero que se contrae de dolor, merecería seguir en esas condiciones?. En realidad, la vida no es ese cuerpo que aún se mueve en una cama sin posibilidades de retornar a lo que fue y que al contrario, irá poco a poco deteriorándose hasta ser dependiente de terceros. 

Es por eso que la historia de Ana Estrada no tiene nada de irreal y si de mucha racionalidad. Su pedido, es probable que sigue los también tortuosos caminos de la administración de justicia y en algún momento resolverán, quizá en contra del deseo de Ana, tal y conforme sucedió en otros casos del mundo. 

Entrevistado por RPP el Defensor del Pueblo Walter Gutiérrez, explicó respecto al Amparo presentado al Poder Judicial para que resuelva “están solicitando que se inaplique el Art. 112 del Código Penal, que sanciona a toda persona que ayuda a tener una muerte digna o asistida, ya que esto está criminalizado".

Asimismo, indicó que para la Defensoría la búsqueda de Ana Estrada en su derecho a morir con dignidad “está recogido en la constitución en base al derecho a la dignidad, a la proscripción de tratos crueles y también en base a la autonomía y la voluntad”.

“La constitución tiene un artículo 3 que se refiere a los derechos constitucionales innominados, es decir, aquellos que no están expresamente señalados pero que existen. Son derechos que la sociedad construye con el paso del tiempo porque lo consideran fundamental.", explicó.

Consultado respecto si hay un precedente a nivel de América Latina sobre el derecho a muerte asistida, Walter Gutiérrez indicó que en el año 1997 en Colombia “se reconoció como derecho autónomo morir con dignidad”. “En Perú sería el primer precedente si se resuelve el caso de Ana Estrada”, señaló.

Ana Estrada es un caso de aquellos que no tienen solución, fue detectada de esta enfermedad a la edad 12 años. Aun así, pudo estudiar Psicología y trabajar hasta que esta condición le quitó esas posibilidades y hoy apenas puede moverse, pues se encuentra en un estado de dependencia muy alta, con 20 horas al día postrada en cama.

Desde hace un año, se ha convertido en activista de su propia causa, y desde su blog titulado “Ana Busca La Muerte Digna” escribe sobre la necesidad de crear consciencia respecto al derecho que reclama.

Ana Estrada

El caso es parecido a lo que sucedió con Ramón Sampedro en España y cuya historia de vida fue llevada al cine, quien al quedar tetrapléjico lucho hasta el final para que se le reconozca el derecho a morir y no sancionar a nadie por su decisión. Perdió en todos los estamentos judiciales y finalmente, buscó la forma de morir dignamente como era su decisión, al constatar que su cuerpo no volvería a la normalidad perdida. .

Ana Estrada, sabe que su situación de salud, no tiene retorno a la normalidad. Muchas veces se niega la posibilidad del debate sobre este tipo de casos, los cuales se podrían explicar por si solos. Todo ser humano, tiene derecho a morir dignamente y no devastado por la enfermedad y sumergido en los más insoportables dolores. En estos casos, la muerte es la paz.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255