Matrimonio o Unión Civil: El ideal que buscan los homosexuales

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. El proyecto de ley de la Unión Civil, viene causando revuelo y contradicciones en la sociedad peruana. Para la tradicionalidad el matrimonio civil y también el religioso es de hombre y de mujer. El Código Civil desarrolla la parte pertinente con todos los deberes y derechos que se derivan del acto legal. A nivel global, se abrió las posibilidades para extender el matrimonio a personas del mismo sexo. Suecia dio el primer paso en el 2001 y después Bélgica, Brasil, Canadá, Dinamarca, España o Argentina, por mencionar algunos países o Estados.

No son todos los Estados o países que existen en el mundo quienes han incorporado en su legislación el matrimonio entre personas del mismo sexo; sin embargo, en este año se sumó el Reino Unido y Escocia. Otras corrientes y alternativas, no califican estas uniones como matrimonio y usan términos como parejas de hecho, unión civil o algo similar, que justamente es la vía seguida en el proyecto en debate.

En Perú, se habla de la Unión Civil y no de matrimonio. Muchos vienen opinando sobre el asunto; Mario Vargas Llosa es uno de ellos, quien considera que si se aprueba el proyecto de Ley, se habrá dado un paso contra la barbarie homofóbica; en tanto que la cúpula católica, exhibe sus mejores argumentos filosóficos y naturales para oponerse.  

La Conferencia Episcopal Peruana respondió con crispación los argumentos de Vargas Llosa, que objetivamente deben considerarse como un exabrupto. No vivimos en la barbarie homofóbica, y al contrario la sociedad se ha vuelto más tolerante. Se equivoca el escritor peruano e igual la jerarquía de la Iglesia hace lo mismo. Lo cierto que la Iglesia Católica, en su propia institución tiene casos deplorables de religiosos y sacerdotes homosexuales y hasta el momento no se ha observado un real acto de corrección y de contricción. 

El matrimonio como lo conocemos entre hombres y mujeres significa lecho común, sociedad de gananciales, patria potestad si existen hijos y garantía hereditaria en caso cese el matrimonio por razones establecidas en la propia Ley. Lo indicado se refiere a la normativa legal; más allá de lo legal es un hecho social y cultural fortalecido a través de los tiempos. Como todo hecho social y cultural, el matrimonio puede extenderse para los homosexuales.

La sociedad peruana, de acuerdo a estudios, es mayoritariamente homofóbica y de eso no cabe duda. Esta conducta ha venido evolucionando y se podría decir, que muchos son neutrales a esta realidad, otros muestran un total rechazo, existen igualmente sectores que discriminan a los homosexuales, muchas veces son perseguidos y torturados. En mayor o menor medida, este tipo de situaciones se presentan.

Hace más de dos décadas se formó el Movimiento Homosexual de Lima. Conspicuos profesionales y otros comunes y corrientes dejaron su timidez y abiertamente se declararon homosexuales. El destacado economista Oscar Ugarteche, es parte del MHOL y no llegó a ser ministro de Economía, cuando un periodista señaló esa particularidad. Es un ejemplo de las discriminaciones contra un sector de la población que reprime sus inclinaciones y diferencias y prefiere la oscuridad y el silencio antes que el escarnio público.

Varios personajes de la televisión tienen una opción sexual diferente. Salieron del "clóset" cuando las mismas cámaras de televisión se encargaron de mostrar su opción. El periodista Beto Ortiz, Carlos Gonzáles "Peluchín", entre otros, dejaron el "secreto público" de su opción sexual tras negativas previas o conductas inhibitorias. Los hay quienes prefieren el silencio o el doble sentido de las palabras, para parapetarse de las burlas que significa una etiqueta de homosexual.

Desde hace más de tres décadas una gran parte de homosexuales dejaron el miedo y la vergüenza y han defendido incluso en las calles se reconozca su diferencia. Según los científicos la homosexualidad simplemente es una variante de la sexualidad y ha dejado de considerarse como una enfermedad. Es la razón para que aproximadamente unos 20 Estados haya reconocido el matrimonio como una institución válida para los homosexuales. Igual sucede en espacios subnacionales con poder para hacerlo, como sucede en la mayoría de los Estados de USA. 

La sociedad es dinámica y lo que fue de una manera en otros tiempos cambia por la práctica social. El sustento tiene que ver con la realidad social misma, donde la unión entre hombres-hombres o mujeres-mujeres viene creciendo. Aparentemente en el caso peruano existe la convicción de la mayoría de congresistas para la aprobación del proyecto de Ley de Unión Civil que tiene la autoría de Carlos Bruce. El ex ministro de Toledo, no ha estimado medios para difundir las ventajas que significa acabar con la discriminación legal. Incluso hasta Martha Chávez, se ha inclinado por dar su respaldo a la Unión Civil. 

La gran oposición a la Ley, proviene tal como sucedió en España de los grupos eclesiales. Según Cipriani, debería realizarse un referéndum para ver si prospera el proyecto de la Unión Civil. La propuesta ha sido considerada impertinente. No se trata de decidir mediante el voto si tal o cual persona tiene derechos. Los homosexuales, aún en su opción diferente a los heterosexuales, tienen derecho a contar con las mismas protecciones legales que poseen los heterosexuales.

Entre los beneficios directos e indirectos de la Ley se menciona primero el reconocimiento de su diversidad y de una opción sexual diferente; la igualdad frente a la Ley sin distingo de opción sexual; garantía de la masa hereditaria, disminución de la promiscuidad homosexual e inestabilidad de una relación de esas condiciones; respeto e inclusión, en el marco de tolerancia que toda sociedad debe tener.

La ley que se propone puede ser aprobada y Perú podría ingresar a la veintena de países que han instituido el matrimonio homosexual  y en los más de ciencuenta que han aprobado la variante Unión Civil. Sin embargo, debe considerarse que el matrimonio es una institución en crisis en las parejas heterosexuales y tampoco es considerado fundamental por las generaciones modernas. Los homosexuales tendrán la posibilidad de mostrar su opción y decidir libremente, más no puede ser considerado sine qua non como sinónimo de felicidad.

La palabra clave en todo este debate es libertad. Quienes creemos en la heterosexualidad las garantías legales existen; para quienes tienen una opción sexual diferente, el Estado no tiene porqué discriminarlos. La Ley de la Unión Civil, aún está germinando y es probable que sea aprobada mayoritariamente.

Reportaje sobre polémica

Reportaje con testimonios homosexuales

Pristina 255

Juan Manuel propaganda