La quimera curativa de Jhan

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

el-llanto-de-curipaySullana/ERP. Pascual es natural de Suyo (Ayabaca), y su existencia casi ha sido la de un errante: cultivó la tierra, cortó cabello, arregló zapatos. Pero de que no era partidario de mantenerse estático, pues no. Mientras anduvo ausente de casa, la experiencia le mostró miles de imágenes, rostros, enredos, cosas que ahora su joven nieto ha metido en una especie de licuadora literaria, lo sirvió en la bandeja de la ficción y le agregó un personaje que mas bien parece un híbrido lepórido capaz de curarlo todo, cual rara quimera de la ingeniería genética.

el post-adolescente, que vive al oriente de la ciudad y se formó en las canteras del Nuestra Señora del Rosario y del Fe y Alegría 18, creó ese raro ente biológico al que también le atribuyó la diversidad fitológicade Sullana.

"Pensé en el cuy por supuesto. Pero tenía que ser un animal diferente. Tenía que ser netamente peruano. Así que conviné el conejo. Ahora tenía en mis manos un cuyconejo, con una que otra facción de cada uno".

El ingrediente principal fueron esas horas en que Pascual le contaba historias divertidas que él escuchó con atención y procuró grabar hasta el menor detalle.

Así nació 'El llanto del curipay', primera obra de Jhan Marco Risco Arellano (Sullana, 25/9/1994), , una especie de reconocimiento a la prolija tradición oral familiar y de reconciliación con la ausencia del patriarca.

La obra de ficción cuenta la amistad entre Santos y su perro Darsón, quien tras un confuso incidente queda mortalmente herido. El hombre tiene como opción directa hacerlo curar con los curipays, pero eso le costará renunciar al amor de su amada y aislarse a menos que quiera morir.

¿Y de dónde Jhan sacó el nombre de su quimera?

"Nació al combinar Cuy y Conejo. Tenía que empezar con C; opté por el primer nombre que imaginé, dándole una terminología andina, y nació Curipay".

A raíz del relato, hay gente que hasta dejó de llamarlo Jhan.

"No me puedo quejar, tanto así que mis amigos y conocidos ahora me dicen Curipay; por ende sé que lo que hice se recordará. Ha sido muy bien recibida por aquellos que lo han leído. Las felicitaciones no tardaron en llegar".

Aspirando al plan lector

Jhan quiere que los colegios le permitan ingresar para presentar el mágico mundo del honor rural, la palabra empeñada y las costumbres típicas, y que el relato sea incluído en el Plan Lector; además, que llame la atención, incluso de las autoridades.

Cada vez estamos haciendo pobre nuestro léxico y es resultado de la escasez de lectura", me asevera.

El escritor calcula que las ventas han superado las 300 copias (legales), y aún hay ejemplares disponibles. 'El llanto del curipay' está a la venta en Librerías Luján, en el centro de Sullana.

"Yo le voy al realismo-mágico"; y "por el momento amor, amistad, superación", dice el autor enumerando sus temas recurrentes. "Sigo escribiendo arduamente, por que me gusta y porque sin escribir no puedo estar bien".

A propósito, él prepara un segundo relato donde el tema es un romance, (que vería la luz el próximo setiembre), mientras combina su trabajo en un supermercado local y sus estudios en el Instituto Peruano de Administración de Empresas, donde cursa Administración de Negocios.

A veces también publica poemas en su cuenta de Facebook, donde se lo puede seguir: https://www.facebook.com/JhanM25

Mientras tanto, el octogenario Pascual ahora está en casa, cargado de años, relatos asombrosos, y también salud: "Aún vive y está mejor que bien", me apunta Jhan.

(Fotos Cortesía de Jhan M Risco Arellano. Comenta este reportaje en Twitter siguiendo a @nelsonsullana)

curipay-llanto

llanto-curipay

Pristina 255

Juan Manuel propaganda