fbpx

La importancia de la presa Los Cocos o San Lorenzo, a través del tiempo

Blog
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Los piuranos tienen una infraestructura agrícola conocida de manera general, excepto para quienes se desplazan hacia Sapillica o deben retornar hacia la costa y observan la represa de Los Cocos, o San Lorenzo como se le reconoce en la actualidad. Su construcción data desde 1950 y es una obra de ingeniería que permite el uso del recurso hídrico para irrigar la zona de Tambogrande, Las Lomas, distritos de Ayabaca e incluso Sullana.

Dos líderes políticos son autores de esta majestuosidad. Los diputados Hildebrando Castro Pozo y Luciano Castillo Colonna, ambos preocupados por el poco recurso hídrico de la región Piura y sobre todo por la existencia de tierras fértiles que no eran aprovechados, recogieron el clamor del sector agrícola para hacer realidad el primer represamiento del agua. 

Represa de San Lorenzo garantiza la irrigación de cerca de 50 mil hectáreasRepresa de San Lorenzo garantiza la irrigación de cerca de 50 mil hectáreas

Las gestiones de Castro Pozo y de Castillo Colonna fueron constantes, quizá sus nombres a través del tiempo vienen perdiendo presencia en la imaginaria popular o el conocimiento de las nuevas generaciones; sin embargo, de ellos se puede recordar que pertenecieron a los movimientos de izquierda y que enarbolaron reclamos y gestiones que trascendieron su tiempo.

La construcción de la represa se inició en el gobierno del presidente Manuel Prado Ugarteche y continúo en el de Manuel A. Odría. Fue ejecutada por la empresa "Morrindson Knudsen" después que el Estado peruano lograra un préstamo realizado al Banco Importación- Exportación de Estados Unidos. Sin duda, un proyecto que demuestra que se puede pensar en el futuro y hacer las cosas bien.

Las aguas del río Quiroz siguiendo su cauce normal se encuentran con el río Chira y después van a la mar. El río tiene agua permanente y de alta densidad en épocas lluviosas para la sierra y en menor cuando son años secos; sin embargo, pese a las variaciones del caudal, permite tributar constantemente el recurso hídrico hacia la represa San Lorenzo o “Los Cocos”, para su posterior regulación y aprovechamiento.

En recorrido realizado por este medio, llegamos hacia una parte del canal que parte de Zamba y que lleva las aguas cruzando las elevaciones del territorio del distrito de Paimas y que avanza por la ladera, incluso cruzando entre la cordillera con túneles que dan una sensación de prodigiosidad. Las obras se iniciaron desde 1950 hasta 1959 que se terminó de construir la represa de San Lorenzo y proceder a su inauguración para beneplácito de los piuranos.

Tunel Paimas por donde pasa las aguas del río QuirozTunel Paimas por donde pasa las aguas del río Quiroz

La presa se construyó en el río que proviene desde las alturas del distrito de Sapillica, de la provincia de Ayabaca, río Chipillico, con una ingeniería que se mantiene pese al tiempo y que no tiene los problemas que enfrenta la represa de Poechos con menos tiempo de funcionamiento. Un muro de contención permitió un embalse de 16 kilómetros cuadrados y garantizar una capacidad de 258 millones de metros cúbicos, los cuales son entregados por canales de irrigación a diversos colonos.

Conocer su recorrido, su ingeniería y los beneficios debería ser una obligación de todos los piuranos. Mirar de cerca lo que se tiene y los aportes al desarrollo es fundamental para explicar el desarrollo agropecuario del cual nos preciamos. Si antes permitió que se irrigaran cerca de 50 mil hectáreas, ahora permite que importantes empresas de producción hayan optimizado sus procesos para generar productos de exportación como es el mango.

En su ingeniería, se realizó la construcción de los canales de Yuscay, Tablazo y Tejedores y todo el sistema de distribución que suman más de 300 kilómetros de laterales y sub-laterales que permiten otorgar agua permanente y regulada de más de 45 mil hectáreas de tierras eriazas y en su momento, mejorar la irrigación de unas 31 mil hectáreas de tierras. Es decir, fue una gran oportunidad para los agricultores que vivían de los imponderables de la naturaleza y para otros que se convirtieron en colonos, siendo beneficiarios de estas tierras eriazas.

Si bien es cierto que la represa de San Lorenzo se ubica en el distrito de Las Lomas, el recorrido de los canales de captación y los de distribución comprenden varios distritos de la provincia de Piura y de Ayabaca. Su importancia es vital para la economía regional y su aporte es un reconocimiento a través del tiempo, no solo de los gobiernos que ejecutaron esta obra, sino de los piuranos visionarios como Castro Pozo y Luciano Castillo.

Canal en distrito de Paimas que es derivado hacia San LorenzoCanal en distrito de Paimas que es derivado hacia San Lorenzo

Vale la reflexión, porque cuando se actúa en función de los intereses regionales y nacionales, se mensura la inversión garantizando su utilidad. En contraste con lo que se observa en el proyecto Alto Piura; tanto el sistema de San Lorenzo, como el de Poechos, tienen algo en común y fue el resultado de la preocupación de muchos piuranos y la responsabilidad del Estado, para mostrar con evidente realidad, que es posible consolidar una idea que luego se convierte en proyecto y finalmente una obra para la perennidad.

En momentos, cuando el recurso hídrico se convierte un bien valioso, su regulación fue la mejor iniciativa de sus promotores, impulsores y ejecutores. Valoremos lo que tenemos, hagamos realidad lo que se planifica y no es difícil, bastaría mirar todo el sistema de San Lorenzo para darse cuenta que es posible.

Diario El Regional de Piura