Crisis política: una mirada sobre la disolución del Congreso y posibles acciones

Editorial
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. El Perú enfrenta momentos difíciles ocasionados por un partido que no supo, no pudo, convertirse en una organización propositiva y que, al contrario, unificó todas sus fuerzas para tratar de obstruir y de ser necesario destruir el Poder Ejecutivo. Fuerza Popular, logró una mayoría inesperada legal pero no legitimada socialmente, pero esa cantidad de votos fueron usados en sentido contrario a las perspectivas nacionales.

El último 30, fue el desenlace de un conflicto que era inevitable. La tozudez de la mayoría del Congreso de la República por vulnerar derechos elementales y no entender la complejidad de las tensiones políticas, llevó a la disolución del Congreso, medida pedida hace meses por otros grupos y rechazada por el grupo dominante Fuerza Popular, sus aliados el Apra, Alianza para el Progreso, Acción Popular y pequeñas bancadas escindidas de otros partidos.

La premura o celeridad para archivar el proyecto de recorte del mandato presidencial y congresal fue la señal del agravamiento de las relaciones Ejecutivo y Legislativo. El reclamo de los grupos de izquierda y de otras bancadas fue simple, llevar al pleno del Congreso el análisis y debate del proyecto mencionado y recibieron como acción concertada enviar al archivo la propuesta mencionada. 

Tan pronto ocurrió esto, la mayoría congresal se empecinó en otra acción tan sospechosa como la anterior. En efecto, con una prontitud poco común, se convocó para para elección de los nuevos miembros del Tribunal Constitucional, se solicitó a todos los grupos a presentar propuestas y mediante la misma alianza que llevó al rechazo del adelanto de elecciones, lograr una lista de 11 aspirantes que deberían votarse el 30 de setiembre.

Olaechea podría erigirse en presidente tras renuncia de Mercedes AraozOlaechea podría erigirse en presidente tras renuncia de Mercedes Araoz

Fuerza Popular, con un nuevo aliado como lo fue Alianza para el Progreso, denegó todo criterio en contra; todo argumento para ralentizar el proceso, no recibió atención de ninguna manera y al contrario, se procedió a programar con total inmutabilidad la sesión para el día programado.

Es justamente, frente a esta circunstancia y realidad que interviene el presidente Martín Vizcarra y el premier de ese entonces Salvador del Solar. Cuando todos esperaban que busque una estrategia para su proyecto de adelanto de elecciones, presentaron una Cuestión de Confianza para parar la elección célere de los nuevos miembros del Tribunal Constitucional y luego se buscó explicitarla en el Pleno del Congreso.

Es conocida la actitud contra Salvador del Solar, quien como ministro tenía el derecho de participar en los debates. Se le negó hablar y después de varios diálogos, se dijo que se le daría el uso de la palabra por “cortesía” cuando en realidad era su derecho constitucional hacerlo. Luego de sustentar la medida, se retiró del Congreso y lo que debería haber llevado a la discusión de la Cuestión de Confianza, al contrario, se procedió a elegir al primer miembro del Tribunal Constitucional.

La elección del primer candidato para el Tribunal Constitucional se realizó entre gritos de fraude y para complementar el cúmulo de errores, el primer y único elegido resultó ser primo hermano del presidente del Congreso Pedro Olaechea. Era lo que esperaba el presidente Martín Vizcarra para disponer la disolución del Congreso por denegatoria de la confianza solicitada.

Después de la disolución del Congreso, se presentaron diversos actos del Legislativo y del Ejecutivo mismo. En un proceso igualmente célere, se dispuso la suspensión del presidente de la República, se designó en su reemplazo a Mercedes Araoz; en tanto que una edición especial del Peruano publicaba la resolución de la disolución, se aceptaba la renuncia del premier Salvador del Solar y se designaba a Vicente Zevallos como su reemplazante.

El 01 de octubre tuvo una novedad, la renuncia de Mercedes Aráoz a la vicepresidencia y al cargo de presidente encargada, la cual podría abrir otra vertiente de una crisis política, que muchos negaban pero que era real. Es probable, que Pedro Olaechea, busque erigirse como presidente de la República.

La discusión sobre la pertinencia de lo resuelto tiene opiniones en contra y otras a favor; las tensiones siguen vivas y expresándose y se espera que todo esto llegue a su cauce normal a un país, que merece amagar estas tensiones que nada bueno le hacen a los peruanos.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255