Encuestadora ICSI PERÚ y los aciertos en sus pronósticos de las elecciones congresales en Piura

Andrés Vera Córdova
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Las encuestadoras son esas empresas que crispan el panorama electoral y que alegran a muchos y deprimen a otros. En una elección presidencial, son las empresas nacionales, las que realizan estos trabajos y los difunden para el beneplácito de los favorecidos o para la depresión de los que aparecen con un bajo porcentaje o de los que simplemente no existen estadísticamente.

En tal sentido, y de acuerdo a los resultados oficiales nacionales, las encuestas de GFK, Datum, Ipsos Perú e incluso CPI, han demostrado que su trabajo tiene alto profesionalismo y que los duros cuestionamientos lanzados en contra de ellas, sobre todo del candidato Alan García Pérez no se condijeron con la verdad. La verdad, fue que la candidatura del ex presidente, simplemente no calaba en la población peruana.

En el caso piurano, la encuestadora ICSI Perú, que dirige el Lic. Mauro Vegas Carmen, realizó sondeos de opinión en lo presidencial para el ámbito regional y sobre todo, las posibilidades de los candidatos al Congreso de la República por Piura. Las cifras fueron sorprendentes y aparentemente increíbles, conforme lo sustentaremos. En las elecciones regionales del 2014, se pretendió crear dudas sobre su idoneidad, pero la coincidencia del resultado final fue la respuesta. 

En las elecciones congresales del 2016, según el estudio difundido por ICSI PERÚ, y publicado el 3 de abril del presente en diario El Regional; 5 de los cupos serían para Fuerza Popular; 1 lograría el Frente Amplio y el séptimo cupo, era disputado voto a voto por Alianza para el Progreso, Peruanos por el Kambio y Acción Popular.

De acuerdo a la fotografía del momento, como llamó el propio autor de la encuesta, Luis López Vilela, Maritza García, Mártires Lizana, Freddy Sarmiento y Karla Schaeffer, eran los mejor favorecidos por la intención de voto; asimismo, recogía que Hernando Cevallos Flores recibiría el voto preferencial de los que optarían por el Frente Amplio.

Obviamente, el dato de Fuerza Popular se veía como una exageración y como sucede siempre, se dudó de este guarismo. Conforme se podrá observar en la nota periodística que publicamos en este medio, lo que estaba en duda era el séptimo parlamentario de un total de 7, que son los cupos congresales para el departamento de Piura. Según la encuesta, era Marisol Espinoza Cruz la mejor posicionada dentro del empate técnico para esta ubicación.

Llegó el día de la votación y el boca de urna nacional motivó el mayor interés; pero en el caso de ICSI PERÚ dio importancia al voto congresal y en “boca de urna”, se manifestó que Luis López Vilela posiblemente sería el más votado de Fuerza Popular; sin embargo, contrastado con el voto oficial, ocupó el segundo y no tal lejos de la muy conocida Karla Schaefer. En lo demás, se cumplió casi a cabalidad.

El casi está referido al séptimo cupo, el cual quedó en condicional, podría ser ganado por Peruanos por el Kambio y se mencionó a Javier Atkins Lerggios y Alianza para el Progreso con Marisol Espinoza Cruz. El resultado oficial inclinó la balanza a favor de Alianza para el Progreso y de la aún vicepresidenta de la República.

Muchos electores se preguntan, como un sondeo de opinión de 1000 muestras de un total de más de un millón doscientos mil electores, puede aproximarse a la realidad?. Obviamente, las técnicas de la estadística tienen la explicación. Según ellas, para realizar un pronóstico, se requiere una medida de su precisión, una medida de su confiabilidad (previa) y además, debe obtenerse con un mecanismo reproducible.

Las técnicas estadísticas de pronóstico no solamente reúnen estas tres características sino que constituyen una valiosa herramienta para la producción de pronósticos a partir del análisis de información previa.

¿En qué momento podría fallar un pronóstico?. Sin duda que existe un factor humano del especialista y del actor directo que responde a una pregunta que llevará al pronóstico. En todo caso, esta distorsión que siempre se puede presentar, en el caso de ICSI PERÚ, fue mínima y su correspondencia con los hechos pronosticados muy cercanos a la realidad.

Siempre existe un riesgo para jugar con los resultados de las encuestas; pero si se trabaja profesional y honestamente, las diferencias entre lo pronosticado y el hecho oficial son menores. La credibilidad de las encuestadoras radica en el resultado final.  

Bien por ICSI PERÚ y bien por su director Lic. Mauro Vegas Carmen.

Pristina 255