El copia y pega como práctica cultural de los peruanos

Andrés Vera Córdova
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. César Acuña Peralta, un exitoso promotor de universidades en el país, ostenta el grado de magister, de doctor e incluso tiene estudios post doctorales; más su tartamudeo y nerviosismo al leer textos escritos llevó a jóvenes profesionales a verificar la autenticidad de la tesis que sustentó su grado de doctor y con mucha sorpresa encontraron que gran parte de los contenidos son un plagio grotesco y tras ello, la información se propaló en medios tradicionales y no tradicionales (Redes).

Él ha salido a los medios a decir que su tesis es real y que las fuentes usadas en su elaboración, se encuentran referidas en la parte de la bibliografía; lo cierto, que existen textos íntegros que no le pertenecen y que al no tener un pie de página o referencia alguna, se deduce que son de su autoría. Hacerlo es una práctica común y rigurosa cuando se trata de investigaciones realizadas para diferenciar los aportes propios y los de otros.

La noticia ha llevado a la férrea defensa de los circunstanciales seguidores que ha ganado Acuña Peralta durante este proceso en el cual participa como candidato presidencial. Otros, han aprovechado la oportunidad para ridiculizarlo y calificarlo como plagiador, es decir han encontrado argumentos para afectarlo en su nivel de popularidad lograda.

Acuña Peralta, no cabe duda que es un personaje osado, tiene dinero, ha sabido desplazarse por predios oficiales y no oficiales y según él ha logrado todo y solo le falta ser presidente de la República. Es un anhelo justo como todo peruano y sobre tal derecho no cabe objeción alguna. Tiene el derecho a ser presidente si la población peruana cree en su mensaje, y le otorga el voto mayoritario para serlo.

El copia y pega, es una práctica común entre estudiantes de educación básica regular, técnica e incluso universitaria y hasta post doctoral. No existe capacidad de inventiva y de creación por parte de los estudiantes y sin duda Internet ha generado esa distorsión. Las viejas consultas de libros y de fichas que se usaba en una investigación dejó de ser común y se ha reemplazado por las búsquedas en Google u otro buscador, sin mencionar fuente alguna.

La red ha otorgado más facilidad para la información y el conocimiento; sin embargo, ha facilitado este tipo de distorsiones que cada día se incrementan. Los textos inconexos y el copia y pega sin mencionar fuente alguna, es lo común en un trabajo de investigación y quizá es el reto que tienen los docentes para inculcar desde la escuela, mejores prácticas para el uso de la información.

El respeto a la propiedad intelectual no se encuentra enraizado en la sociedad peruana. Lo está en otras culturas y es sorprendente, como se respeta este derecho. Es común observar la piratería en libros y en música, una realidad que se masifica en cada espacio y cada escenario y que sería suficiente para demostrar una práctica cultural indebida.

En consecuencia, lo realizado por Acuña Peralta, es un problema ético y que se encuentra fuertemente enraizado en la sociedad peruana; para el plagiador un problema legal y para el candidato un problema político. Estas responsabilidades solo se pueden evitar con la construcción de una cultura donde el respeto de la creación de los otros sea respetado.

Pristina 255