Mario Salcedo Flores, el incansable caminante del periodismo piurano

Andrés Vera Córdova
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Era muy conocido en el mundo periodístico piurano. Su muerte nos sorprende y nos acongoja, no por la edad que puede ser una premonición para cualquiera, sino por lo repentino de su partida. Se trata de Mario Salcedo Flores, otrora reportero del diario La Industria de Piura, y hasta el final de sus días un constante y siempre admirado buscador de la noticia.

Lo conocí hace muchos años, y en cada oportunidad nos reíamos juntos al contar anécdotas que jamás sucedieron respecto a su quehacer periodístico y que no le molestaba en absoluto hacer risión de ello y que incluso participaba para hacerlas más creíbles. Lo cierto que Mario, siempre fue un hombre sencillo, disciplinado, responsable y buen amigo.

Vivimos una época especial cuando se creó la Región Grau. Existía interés por piuranos y tumbesinos por conocer lo que se pretendía hacer con estos espacios territoriales y estuvimos en Tumbes, para informar respecto a la elección del presidente y vicepresidente y después en muchas otras jornadas en ambos departamentos.

Por esos mismos tiempos, un Jefe de Imagen de la institución pública regional, dirigía como maestro de ceremonia la celebración del Día del Periodista. Grandilocuente y sonoro, primero destacó las cualidades de uno de los periodistas presentes, lo describió como esforzado reportero, de incansable caminar a quien no le importaba la distancia de sus desplazamientos por conseguir la información.

Recuerdo con nitidez, cuando sentado a mi lado, me murmuró al escuchar tales alabanzas, para preguntar ¿Quién será ese cojudo?, justamente cuando el locutor pronunciaba su nombre con toda claridad para hacerle entrega de un presente. Al descubrirse como el caminante incansable del periodismo, me dijo sonriente ¡Ah carajo, el cojudo soy yo! y luego reímos de su propia ocurrencia y recibió su reconocimiento con la humildad propia de él.

Lo que evidentemente fue una anécdota graciosa respecto a la pregunta y su propia respuesta, más allá de la hilaridad, la descripción que se hizo de Mario Salcedo era real y exacta. Mario Salcedo, fue un incansable caminante de la noticia hasta el final de sus días, reportero constante y disciplinado productor de su espacio radial y sin duda, será la característica que siempre tendremos presente quienes lo conocimos.

En épocas más recientes, recorrimos el Ecuador para conocer proyectos de desarrollo económico y luego culminar en Perú. Compartimos igualmente con Ricardo Castillo y fue una oportunidad propicia no solo para conocer la importancia económica de estos dos países, sino para fortalecer nuestra amistad. Después, nuevas actividades nos marcaron caminos diferentes, pero siempre hubo la oportunidad para un saludo fraterno. 

El periodismo es esa mezcla de profesión y oficio, de arte y creatividad. De búsqueda constante de fuentes y de originalidad. De buscar el hecho novedoso y de ponerlo a disposición antes que otro haga lo suyo.

Mario Salcedo Flores, tuvo ese privilegio de tener fuentes que él llamaba como Lucho, César, Antonio y tantos otros personajes importantes de la Piura antigua y actual, de quienes se preciaba ser muy amigo.

Mario Salcedo Flores, ha fallecido y el periodismo lo siente. Sus amigos periodistas y quienes lo conocieron, lo recordaremos entrando con toda confianza a una entidad pública o privada, entrevistando a un determinado personaje o alguien sencillo como él y lo actualizaremos en nuestra memoria como el incansable caminante del periodismo, que se mantuvo activo hasta el final de sus días. Descansa en paz, Mario Salcedo.

Fotografía: Mario Salcedo Flores (Izquierda)

Pristina 255