fbpx

La travesía de este samurái comenzó en Perú

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. (Por Nelson Peñaherrera Castillo) El Proyecto ChulucanasGym, que fue creado por el abogado chulucanense Jhon Gómez y que produzco “online”, ha sido lanzado en diciembre de 2014 para identificar talentos que destacan gracias al deporte en general, y al fisicoculturismo y el fitness en particular, originalmente a lo largo del departamento de Piura pero extensivamente en cualquier parte, y usando la Internet como su principal plataforma promocional.

En este sentido, parte del proyecto consiste en buscar y contar las historias de estos talentos para abrir mercados e inspirar a la gente, primero y en principio en la audiencia alrededor de la ciudad de Chulucanas, pero eficaz e insospechadamente en lugares como ambas costas de los Estados Unidos, Inglaterra, Europa, y a veces el Asia del Este (hubo interacciones en India y Camboya, especialmente cuando publicamos material sobre artes marciales). Obviamente, estos resultados fueron obtenidos con las versiones en inglés de los materiales (originalmente publicados en español).

Mario Kanashiro1La travesía de este samurái comenzó en Perú

Aunque conozco a algunos fisicoculturistas y atletas, incluso en línea, cuando les sugerí contar sus historias, la mayoría acepta pero comienza a postergar la entrevista o simplemente se queda en silencio. Los pocos que emprenden la producción de un buen material se conforman con la publicación pero desaparecen para promoverlo. Hay quienes llegan a cuestionar sin asco si les valdrá la pena todo eso, totalmente escépticos, o simplemente prefieren estar enterrados y ocultos, incluso teniendo puntos de vista interesantes para compartir.

Sin embargo, mi asignación reciente me llevó a través del Océano Pacífico –bueno, al menos virtualmente—para conocer a un instructor de baile, 29 años de edad, un migrante peruano en Nagoya, Japón, llamado Mario Kanashiro, cuya historia fue imposible de perder desde la primera vez que me la contó como una simple conversación virtual entre amigos.

Tenía un buen empleo en una corporación japonesa hasta que le diagnosticaron una grave condición de salud. El lado derecho de su cuerpo estaba paralizándose progresivamente, así que la cirugía fue la primera respuesta. Pero, como perdió fuerza en el brazo, mano y pierna, tuvo que hacer rehabilitación, y una larga rehabilitación por cierto. Inicialmente, él no estaba animado a transcurrirla, pero un médico lo empujó y ése fue el punto de inflexión de toda su vida: durante una clase de baile, descubrió que podía hacerlo muy bien.

Me estoy imaginando ahora su cara cuando lo comprendió. Precisamente, una prima suya recordaba en los comentarios cuando él compartió la historia, que solía ser algo apático para bailar cuando iban a la discoteca, totalmente distinto a hoy. La cosa es que ese Mario reinventándose se interesó más y más, hasta llegar a ser un maestro instructor en shakadance, cuyo licenciamiento para instructores a lo largo de Japón es ahora su nuevo puesto laboral.

Mario Kanashiro2La travesía de este samurái comenzó en Perú

Sí, es el mito del héroe pero con un personaje de la vida real, alguien que puedes conocer en línea o personalmente en caso estés en Japón, y ese mito no es necesariamente oriental sino universal: alguien quien se considera sin lugar ni misión, quien lo rechaza de todos modos, hasta que su propia experiencia le conduce a tomar el control y hacer más de lo que sus circunstancias podían configurarle para conseguir, en última instancia, un cambio de verdad.

Y la cosa interesante es que Mario está requeteconsciente al respecto. Pienso que ésto lo hizo muy asequible hacia mí para abrir su corazón y compartir la última década de su vida, con todas sus lecciones añadidas. My trabajo fue poner todo en un orden lógico para que la audiencia reconozca los consejos y se dé cuenta cómo aplicarlos en su vida. Ésa es la magia detrás de todo material periodístico hecho para tocarte el alma; y, obviamente, su sencillez me hizo posible el resto de la asignación.

Me sigo preguntando por qué funciona lo de Mario, porque una vez que publicamos la historia (en español e inglés), la aceptación de la gente fue instantánea y positiva. Mi respuesta hipotética es el autoestima, por el momento. Revisando mis coberturas anteriores sobre este tema, tengo al fisicoculturista o al atleta, cuya imagen es suficiente para captar el interés de la audiencia, su historia que usualmente revela una dura travesía para formarlo todo (un cuerpo y una carrera, en efecto), y tienen admiradores. Entonces, ¿qué podría fallar? Pues, la actitud.

Mario Kanashiro3La travesía de este samurái comenzó en Perú

Yo puedo, tú puedes, todo el mundo puede considerar que ese fisicoculturista o ese atleta puede ser un referente para otros, incluso cuando los errores (o decisiones arriesgadas) han sido cometidos y superados. Pero si esa persona cree que no vale la pena compartir por miedo, vergüenza, desconfianza, o cualquier razón que puedas imaginar, el problema no son los medios que evitan apoyar a esta gente que realmente necesita exposición, sino el autoconcepto del propio fisicoculturista o del propio atleta.

En el caso de Mario, definitivamente su doctor fue un mentor que supo activar las cuerdas en su interior, y llevarlo a descubrir una vocación que nunca supuso tener, pero que está proyectándole a sí mismo hacia el mundo. Mas, ¿qué hay de los otros casos?

Si revisamos el capítulo peruano, los mentores en fisicoculturismo y fitness son inexistentes o confusos sobre cómo construir una marca personal, incluso haciendo algunas cosas consideradas como inmorales por la gente que lo critica todo en público pero que exige una atención especial cuando nadie les ve en privado. En otras palabras, si tu guía o modelo no tiene claro dónde está el camino, ¿cómo va a guiarte?

Y no estoy hablando de ser un ángel a cada rato –aunque sería lo ideal—sino claridad para comprender mi lugar, mi misión, mi dirección y mi legado. Listo.

Formar la actitud (no impostar una que no es tuya) escapa al campo del periodismo e incluso del deporte y va dentro de la psicología, y específicamente la psicología deportiva. Así, no necesitas tener un título para éso (pero se recomienda), mas bien el criterio suficiente para detenerse, no presionar, ayudar a ese chico para meterse en sus visiones y sacarlas de nuevo para reconocer que lo bueno o lo malo es una lección, y esa lección necesita ser procesada y liberada de alguna forma.

Mario Kanashiro4La travesía de este samurái comenzó en Perú

Regresemos a lo de Mario. Estoy preguntándome qué pasaría si su entorno no fuese Japón sino Perú. ¿Su actitud podría ser la misma? Yo vivo en Perú, y sé que ser uno mismo, ser diferente, pararte firme en tu opinión (incluso si está equivocada) es un acto heróico. La gente prefiere ir con la corriente porque el sistema local dice que tú puedes sufrir de por vida si tratas de ser único. Pero, ¿cuál es la lección que encontramos alrededor del planeta? Ser único no es malo, y si sabes cómo sacarle ventaja, puede pagar tus cuentas, e incluso proteger tu futuro y el futuro de quienes amas mucho. Pero, para ser único, tú necesitas formar autoestima antes que músculos, marcas, cuerpo o carrera. Ésa es tu base. Si lo descartas, tú puedes formar el resto pero algo podría estar débil allí abajo.

Y sobre este punto, hay otro aspecto del que estoy consciente. El hecho de que Mario es un migrante, y como me contó en la historia, no le fue fácil escalar. Como Mario me lo confió, la sociedad japonesa suele ser muy cerrada a los forasteros. Nosotros acusamos a los migrantes en el Perú por todo (bueno, hay tipos que actúan mal, en realidad), pero la experiencia de Mario podría plantearnos un pequeño ejercicio individual de empatía.

Así, cuando el ambiente está hecho para respetar quien eres, lo que sea que eres, y está claro sobre la importancia de la diversidad no como una fuente de conflicto sino como piedra angular del desarrollo multifactorial, entonces asciendes. Verifica otros ambientes libres de prejuicios y saca tus propias conclusiones. En últimas, la vida y la ciencia están hechas de mucha reflexión en lugar de conceptos previos.

Establecer esos ambientes no es la única responsabilidad del gobierno y el sistema sino de las familias en primer lugar, luego las escuelas, y finalmente de todos los espacios a los que vamos. Y ese sistema, si quieres nombrarlo de alguna manera, se llama cultura de paz: ser tú mismo o misma respetando a los otros y las otras como tú quieres que te respeten-. Simple lógica. Y desde ese punto de partida, tiene que construirse todo, incluído el autoestima.

Entonces, ése es el camino que debemos tomar en general, hablando entre nosotros y nosotras tan respetuosamente, alcanzando consensos, aprendiendo qué podemos negociar y qué no. Eso también es actitud.

Estoy muy feliz de conocer a Mario Kanashiro, y espero que su escalada continúe porque se merece cada cosa buena que está obteniendo ahora. Estoy orgulloso de él como humano, como aficionado al deporte, como peruano, como alguien más quien lucha por iluminar. Y éste es el momento para invitarte a conocer su grandiosa e inspiradora historia en este enlace: https://tinyurl.com/tw555s6

[Las fotos que incluímos aquí y en la historia que hemos producido han sido proporcionadas por Mario Kanashiro. Opina en tus redes sociales usando el hashtag #columnaNelson]

Diario El Regional de Piura

Pristina 255

Aviso de publicidad