18
Lun, Jun

Piura: Los nuevos retos que tiene la región para aprender de las experiencias vividas

Reportajes
Typography

ERP. La población de la ciudad de Piura y de la región en general, tiene nuevas responsabilidades que cumplir ahora y siempre. El “Fenómeno el Niño” ocurrido en el mes de marzo del 2017, nos develó como territorios totalmente vulnerables y expuestos a riesgos naturales. La urbanización en lugares mucho más seguros es un imperativo y la planificación y medio para antelarse a los peligros.

Quedará en la memoria de miles de piuranos y peruanos, el efecto destructivo de su río. El agua amenazando en las orillas por fluir con mucha más fuerza destructiva, quedará latente en la memoria de los piuranos, las calles llenas de agua de Piura; las viviendas inundadas de Castilla; las casas destruidas de Catacaos, Cura Mori, y otros pueblos del Bajo Piura, donde no solo eran las viviendas las perjudicadas sino igualmente las familias obligadas a salir de su hogar. 

Rio Piura tope

Crecientes siguen siendo las grandes amenazas para poblaciones ribereñas

Los recuerdos de grandes negocios inundados y destruidos, de pequeñas empresas con la pérdida total de su stock, el fango que tardó en secar primero y que dejó llena de polvo que nadie supo enfrentar con mucha más sapiencia técnica. La imagen del recuerdo, igualmente nos mostrará a un gobernador desubicado y sin mayor capacidad de reacción y muchos alcaldes separados de sus competencias, no solo por el impacto de las aguas, sino igualmente por decisión del Gobierno Central y abandono del Gobierno Regional. 

Inundacion Ignacio Merino

Negocios y viviendas destruidas en urbanización Ignacio Merino de Piura

Se mirará como una acción muy buena y aparentemente inexistente del valor de la solidaridad de la propia población. El problema fue de todo, pero mucho más para los más perjudicados y hacia ese sector se dirigió las acciones de apoyo y ayuda. La población misma con sus propios recursos superando barreras y limitaciones, condoliéndose con el dolor ajeno, estuvieron socorriendo a quienes lo necesitaban. 

Albergues Piura

Fue la población más necesitada la que pasó los peores momentos, pero la solidaridad coadyuvó a disminuir problemas

Lo ocurrido de igual manera nos actualizará que el mes de marzo del 2017, fue una prueba a las acciones de planificación y su utilidad. Planes de desarrollo existentes, pero poco útiles; planes de acondicionamiento territorial inexistentes, desarrollo urbano sin mayor prevención, mapa de peligros no usados y en todo ese laberinto, localizaciones de viviendas en zonas vulnerables. 

Plan Desarrollo Piura Caratula

Planes existen, problemas diagnosticados igual, pero autoridades no los cumplen

Todo lo acontecido en el 2017, fueron problemas urbanos y por lo tanto, más sentidos por la gran densidad poblacional que existe. Tanto como Piura, igualdad de problemas la tuvieron Sullana, Paita, Talara, pueblos del Bajo Chira, provincia de Sechura y parte de los distritos que se ubican en los márgenes del río Piura; igualdad de destrozos y por lo tanto de problemas, se constataron en el distrito de Tambogrande y siguiendo la cuenca poblaciones de la provincia de Morropón.

Sin embargo, las poblaciones de la sierra esperan su oportunidad. Desean que sus caminos sean seguros y preparados para lluvias y otros eventos naturales. Recientemente, 5 personas murieron en la vía hacia Huancabamba y esa carretera no es menos mala que otras que tiene la serranía. Mirar con mayor responsabilidad, también es adentrarse en los problemas de infraestructura, sociales y económicos de las provincias de la sierra. 

Accidente Huancabamba02

Carreteras de la sierra siguen siendo prioridad pendiente en la planificación

Quedará como mal ejemplo, la torpeza de las políticas de gobierno. En tanto que las familias luchaban por levantarse y tener siquiera un punto de apoyo, la parte oficial no contempló en absoluto la parte tributaria. Pérdidas y más pérdidas, pero ni medio sol de descuento para sus obligaciones tributarias. Sus negocios estaban en el suelo, pero para el gobierno ese no era su problema y por lo tanto, tuvieron que levantarse solos y sin ayuda de nadie. 

En efecto, una de las carencias que se evidenció en el desastre, fue la existencia de una planificación municipal y regional más fuertes y más condicionantes. Por una parte, las municipalidades no tienen ni recursos ni autoridad para planificar su territorio y no solo eso, nadie le presta respaldo y asistencia técnica para lograrlo. 

Edgar Quispe Reynaldo

Gobernador de Piura demostró total incapacidad para entender los problemas regionales

La misma situación enfrenta el Gobierno Regional de Piura, el cual se desenvuelve entre el día a día y solo el cumplimiento formal de la planificación, le da énfasis a la búsqueda de recursos para inversión y más allá de su importancia, se supedita a las flexibilidades o rigideces del gobierno central. Su voz es muy débil y las instituciones en las cuales participa solo son inmediatistas, pero no existe mayor claridad para entender estos procesos. 

Algunas acciones de rehabilitación y reconstrucción se observan en diversos lugares. Está bien porque permite recuperar la parte pública. Otras demoran en llegar y se debaten entre la parte presupuestal, la viveza de algunos funcionarios públicos, la acción de la Contraloría y el centralismo. En tanto, las vías se encuentran destruidas, los puentes no recuperados, los barrajes en las ciudades sin realizar, las viviendas en zonas vulnerables y los riesgos en igual magnitud. 

Tenemos la obligación de ser más responsables y dar más énfasis a la planificación, pero seguimos actuando con las mismas irresponsabilidades y otras lluvias con iguales o superiores nos causarán igual daño que lo acontecido en el 2017. ¿Alguna vez aprenderemos de la experiencia?. Por lo tanto, queda como aciaga lección lo sucedido en 1972, lo repetido en 1982-83 y lo vivido en 1997-98. Destrozos y después olvido. Lo vivido en el 2017, no debe ser lo mismo, debe aprenderse del dolor y enrumbarse hacia la prevención. No es imposible.