24
Mar, Abr

Odebrecht: Dinero sucio para políticos peruanos y desmentidos que no se creen

Editorial
Typography

ERP. Jorge Barata no se calló y declaró con gran prolijidad. Las primeras informaciones solo ratifican lo que ya se conocía y se confirma que Alejandro Toledo, Alan García Pérez, Ollanta Humala, Keiko Fujimori, Susana Villarán y Pedro Pablo Kuczynski han sido receptores de dinero entregado por la empresa Odebrecht para sus campañas electorales. No es un hecho nuevo y es un tema difundido por otras fuentes desde hace algunos años.

Como sucede casi siempre, se diría que es una costumbre de todo infractor de la norma, de la ley y de las buenas costumbres, negar, jurar, desmentir, echar la culpa a sus adversarios, santificarse e incluso descalificar al delator. Esa es la misma actitud adoptada por los políticos peruanos delatados por Jorge Barata, el representante de Odebrecht en Perú y que según Marcelo Odebrecht tenía lo detalles de los dineros entregados por la empresa brasileña.

Corruptos Politicos

Jorge Barata los delata con sus declaraciones

En el interrogatorio realizado por los fiscales peruanos, Jorge Barata no se calló y solo cambio de idioma cuando se trató de delatar a Fuerza Popular o Keiko Fujimori, aunque la estrategia busca hacer diferenciaciones. En el caso de Ollanta Humala, las preguntas y respuestas fueron realizadas en español, en tanto que los 3 abogados brasileños de Keiko Fujimori, pidieron que se pregunte y responda en portugués.

Respecto a Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, Jorge Barata confirmó lo que se conoce. El ex mandatario y su esposa recibieron 3 millones de dólares y para ello Nadine Heredia extendió la mano y posiblemente gastó con festividad. Sus abogados han sido los primeros en dar su testimonio buscando inclinar las declaraciones a su favor.

Además de lo conocido y cuya ruta del dinero se encuentra establecido, se adiciona que Alejandro Toledo recibió 600 mil dólares para su campaña presidencial, el enlace habría sido Avi Dan On. Toledo reemplazó sucedió al fugitivo Alberto Fujimori y lo hizo con el discurso de moralidad. La historia lo coloca como un receptor de dineros sucios, si se confirma todo lo declarado por Barata.

El que “no se vende, otros si” queda en ridículo. Jorge Barata no calló en sus delaciones y manifestó haber entregado 200 mil dólares para su campaña electoral en el 2006. La modesta cifra fue realizada a través del ex ministro de Economía de su primer gobierno Luis Alva Castro. El invendible reaccionó de inmediato a través de su cuenta de Twitter con la misma monserga de siempre. Sin embargo, recibía y viajaba con los directivos de Odebrecht. Al margen de lo indicado, varios funcionarios de menor nivel se encuentran presos por coimas entregadas por Odebrecht.

Conforme se esperaba, Jorge Barata no se calló respecto a Fuerza Popular o Fuerza 2011, partidos liderados por Keiko Fujimori. La cifra entregada es de 1 millón doscientos mil dólares. Se sabe que antes de esta delación, Marcelo Odebrecht refirió a Jorge Barata para que complemente la información precisa. Y justamente, la información es que este dinero sucio llegó a través de Jaime Yoshiyama y el ex ministro Augusto Bedoya Camere. Según Barata se entregó otros 200 mil dólares al fujimorismo a través del ex pdte de Confiep, Ricardo Briceño. Sin embargo, como era de esperar Keiko Fujimori negó de manera rotunda que no ha recibido dinero de Odebrecht; mismo Alan García y con gran flema se amparó en decir que según Barata "Ella era fría".

A quien ensucian más de lo que ya está es al actual presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, a quien apoyaron para su campaña electoral con 300 mil dólares. La entrega se habría realizado a través de Susana De La Puente, actualmente de embajadora por decisión del mandatario. De inmediato a salido a aclarar por los medios de comunicación, aunque su palabra tras lo que se develó de él, tiene un mínimo valor.

Susana Villarán, la lideresa de la izquierda peruana, quien logró ganar las elecciones de Lima y convertirse en alcaldesa, forma parte de los líderes que habrían recibido dineros de esta empresa, responsable de la más grande red de corrupción de las últimas décadas.

Aún los pormenores se encuentran pendientes de conocer; las declaraciones se incorporarán en las carpetas fiscales, se construirá el caso y los procesos penales avanzarán. Lo que sí es casi seguro, que no pasará nada con Alan García, con Keiko Fujimori y con PPK. Ollanta Humala será el chivo expiatorio de estos hechos que evidencia las precariedades de los partidos políticos peruanos y de sus líderes.

Diario El Regional de Piura