El resto, Seminario

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por: Miguel Arturo Seminario Ojeda. Es una expresión casi común, escuchar referencias para los que faltan a una reunión, algo así, como, “no ha venido el resto”, o, “donde estará el resto”, alusión que se escucha casi siempre para referirse a los ausentes, o a los que hicieron lo contario a lo programado, por ejemplo: “nosotros comimos el ají de gallina, como se había acordado, pero el resto, comió lo que les vino en gana”.

Pero, ¿qué nos dice la Real Academia sobre la palabra resto? Indudablemente, que una mirada por este instrumento infalible que es el diccionario, nos remite en una de sus acepciones, a que resto, es la parte que queda de un todo. Será válido, cuando decimos, saludos para fulano, zutano, mengano, perencejo y niño muerto, y terminamos diciendo, “y también para el resto”.

Eso no le gustó a Hortensia Seminario Gallo, cuando dejé saludos para un grupo mencionándolos uno por uno, y cuando ya no quise nombrar a los demás, dije saludos para el resto, ella se sintió aludida, porque no la había mencionado, y no estaba dispuesta a que la considerara entre, el resto.

Pero más furiosa resultó Pilar Seminario Gallo, cuando en Querecotillo, Challe Labrin Palacios recordó el chiste de los apellidos, diciendo que Dios Padre, tras crear a los hombres y mujeres, los puso en fila para darles el apellido, empezó nombrándolos uno por uno, tú Pérez, él Rodriguez, este Carreño, el otro, Campos, siguió la lista con los apellidos que Dios quería: Severino, Cisneros, Montero, Gallo, Agurto, pero eran tantos, que Dios se cansó de ponérselos, y en un momento ya extenuado de tanto nombrarlos, dijo: EL RESTO, SEMINARIO.

Pilar buscaba piedras para sacarlo a paso de polca de Querecotillo, pero Challe Labrín se embarcó rápidamente, y cuando menos lo pensó Pilar, ya Challe estaba en Sullana. Indudablemente, a nadie le gusta que lo consideren entre “el resto”.

Pero que tiene que ver el chiste de Challe con la realidad, Seminario, le guste o no al género humano, es el apellido más conocido de Piura, no el más numeroso, sino, agarren la guía telefónica, y sumen a los Rodríguez, Sánchez y Pérez, y verán cuántos suman en total.

El máximo héroe del Perú, es Seminario por el lado materno, peruano y piurano por ese lado, se llamó Miguel Grau Seminario. Proclamó la independencia de Piura, Miguel Jerónimo Seminario y Jaime, y no hacía mucho que habían llegado a vivir a Piura, era la primera generación de ese apellido en esta tierra.

Qué futbolista de Piura está en la memoria colectiva de los peruanos: Juan Seminario Rodríguez. Un novelista de Piura, de vuelo internacional: Francisco Vegas Seminario. A ningún otro apellido de Piura se le ha hecho un poema, sino a los Seminario. Y así es, al margen de que yo tenga este apellido, en Piura, hay un reconocimiento hacia los Seminario, por estar vinculados a muchos episodios de la historia regional y nacional.

De modo, querida Pilar, que en ese sentido debes entender el mensaje del chiste, y no de considerarte entre el resto, palabra que tiene tantas acepciones, como la que se relaciona con los juegos de envite, señalando a la cantidad que se considera para jugar y envidar; o con la que aproxima la palabra a los residuos y sobras de comida.