130 adolescentes con inmunidad, y en busca de aceptación social

Nelson Peñaherrera
Typography

Por: Nelson Peñaherrera Castillo. Una reciente encuesta de Datum, que pide a la muestra poner una calificación al Congreso de la República del Perú entre cero (lo peor) a veinte (lo mejor) terminó promediándose en cero siete (07); o sea, deficiente, aplicando una vieja tabla de interpretación vigente cuando yo estudiaba en el colegio. Con el sistema actual, debe estar entre D y E, si no me equivoco. El hecho es que la población desaprueba la gestión del Legislativo.

Aunque nuestros y nuestras congresistas lo oculten o lo minimizen, el número en rojo les ha puesto nerviosos y nerviosas, al punto que están priorizando en agenda temas como el combate a la violencia sexual con una celeridad asombrosa y unas votaciones aplastantes.

Claro que dicho así, parecería positivo; pero recordemos que detrás de todo análisis cuantitativo existe un análisis cualitativo, y ahí es donde encontramos problemas. Por ejemplo, en el caso del debate sobre la violencia sexual, se ha pedido que los violadores de menores de 14 años enfrenten entre cadena perpétua y castración química, o ambas.

La idea no es mala, para comenzar. Pero, en el contexto peruano, donde todo se debate con cabeza caliente y pensando más en quedar políticamente limpios (ni siquiera correctos), el riesgo es que las posturas populistas terminen generando más perjuicio que beneficio. ¿Por qué? Porque las cosas al apuro, aunque sean moralmente buenas, nunca salen bien.

Por lo pronto, hay opinión médica escéptica de que la castración química reduzca el número de violaciones ya que las reacciones sexuales no solo se dan a nivel de una erección. Ejemplo: los distribuidores de pornografía infantil no necesitan -disculpen la vulgaridad- tener una erección para repartir su material, sino una cámara, un espacio para tomar fotos o video, una conexión de Internet y una cuenta de banco en la que reciban el dinero. 

congreso aprueba vacancia

Las erecciones, en todo caso y lastimosamente, están incluso fuera de la jurisdicción legal del Perú, al que solo se usa como socio pero no como prosecutor; si no, que lo digan los efectivos de la PNP cuando trabajaron en Piura con agentes del FBI desarticulando redes dedicadas a la pornografía infantil, hace unos cinco años.

Es más, hay estudios médicos internacionales que establecen un déficit previo de testosterona entre quienes sienten deseo sexual por menores de edad, y que las medicinas usadas solo tienen una efectividad del 5% al 40%. De hecho, el problema es la agresividad, la que según el doctor Élmer Huerta, continúa siendo ejercida por violadores aún bajo tratamiento por castración química (RPP, 18/05/2018).

El urólogo Nelson Carrasco, en Sullana, dijo que el tratamiento recién comenzaría a hacer efecto al sexto mes de aplicación, siempre que sea continuo, y aún así no es 100% efectivo, criterio que comparte su colega Alberto tejada en Lima (RPP, 18/05/2018). Todos coinciden que la violencia sexual no es un problema de hormonas sino de cerebro y hasta de sociedad. entonces, ¿cuál es el criterio científico del Congreso, si hubo?

Por su parte, el presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, ha dicho que está bien pensar en correctivos o punitivos, pero antes de todo hay que trabajar en lo preventivo (17/05/2018). Y éso no pasa por anular la libido, sino en educarla,y proceder médicamente si en ese proceso preventivo se detectan casos potenciales de agresividad sexual.

Dicho sea de paso, los jueces -comprobado- actúan por presión mediática, aunque digan que no, que la independencia, y que la nota tal. Falso: si tu caso no sale en medios, no se mueve. Y si para mala suerte del presunto perpetrador resulta que no era culpable, pero el criterio de un juez ya decidió dejarle con las gónadas inutilizadas de por vida, ¿cómo se revierte el caso?

Y recordemos que en el Perú las decisiones suelen tomarse por emoción antes que por ciencia, porque la gente ni siquiera entiende lo que lee.

¿El Perú está en condiciones de indemnizar a quienes resulten afectados? No. Así de simple: el estado peruano es el peor pagador de nuestra sociedad.

Por supuesto, las víctimas siempre serán la población más vulnerable, y éso no vamos a soslayarlo. 

Mi punto es que el Congreso de la República por dar lo que le gusta a la gente, podría estar legalizando un modelo injusto, inefectivo, y producto de una presión desesperada por conseguir aprobación. Sí, al mismo estilo de un o una adolescente con carencia de habilidades sociales y autoestima.

Insisto otra vez: las ideas no son malas, pero el debate sí debe ser a conciencia y teniendo la mayor perspectiva posible. De ese modo, con toda la información a mano, se deliberará mejor.

Claro que pedimos mucho al Legislativo, especialmente porque si los casos llegaran a presentarse entre ellos, se blindarán dentro de la immunidad parlamentaria. O sea, no funciona en nuestro contexto. (Ojalá la comisión investigadora del caso sodalicio salve capote.)

Entonces, ¿qué debería hacer el Legislativo?

Primero, tener claro que la gente ya no se traga sus medidas efectistas. Un recurso en el Tribunal Constitucional, y ya fueron.

Segundo, admitir por consenso que no están haciendo las cosas bien, pero que pueden hacerlas mejor, no al apuro, no a la búsqueda de titulares, sino pensando en la construcción de bien común... el bien común de los 33 millones de peruanos, quiero decir.

Tercero, promover debates amplios en temas legislativos que afecten a toda la comunidad, sin dejar de lado su labor fiscalizadora. tampoco, tampoco se van a descuidar, sino saber dar prioridad a cada cosa.

Cuarto, racionar sus gastos al máximo. El gobierno dice que quiere ahorrarse 1700 millones de soles; ¿y ustedes con cuánto aportan? Lo de los veintitantos asesores en la comisión Lavajato y la soberbia (¿o impericia?) de su presidenta desdicen todo.

El respeto se gana con el ejemplo, pero el buen ejemplo, no el efectismo, no el histrionismo, menos el populismo. Cuando los problemas son más acuciantes, cabeza fría es la mejor consejera.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @NelsonSullana)